¿Te preocupa el paso por curvas? ¿Has tenido malas experiencias y ya no disfrutas de las carreteras con muchos giros? Hay técnicas muy sencillas y eficaces que volverán a hacerte disfrutar de tu conducción.

Toma la curva desde fuera y ve cerrándote.

Tendrás mayor campo visual, tu trazada será más segura y en diferentes puntos clave tendrás menos riesgo ya que guardarás suficiente distancia con el resto de vehículos.

Girar hacia el lado contrario.

El giro debe ser en realidad una pequeña modificación de trayectoria ya que un giro brusco, como sabéis, puede resultar más un peligro que una solución. Esto nos ayudará a mantener el equilibrio y evitar caídas al suelo.

Buscar el máximo campo de visión  en seguridad a través de la trazada.

Casi una segunda parte del primer consejo, pero es importante recalcar esta idea. La trazada que marques es importantísima, será el factor que vaya determinando y modificando el resto. Trazar la curva de manera correcta permitirá que tengas un mayor ángulo aprovechable de visión, permite mantener distancias de seguridad con el resto de vehículos y conseguirás que tus movimientos sean suaves, reduciendo riesgos de caída.

Hay que tener conciencia de todo el campo visual enfocando donde eliges ir.