Conducir moto en invierno implica hacerlo con garantías ante la adversidad. Llega el tráfico en determinadas fechas, los días de frío, la lluvia, la nieve condiciones difíciles para todos aquellos que de manera habitual conducimos en moto.

Aunque cada día del año debemos mantener siempre toda la precaución del mundo al salir a la carretera, las condiciones del clima obligar ahora especialmente a cuidar al máximo las precauciones, pero eso no debe impedir que podamos seguir cogiendo la moto con asiduidad.

Para que lo hagas con todas las garantías, aquí te dejamos 5 consejos básicos para conducir tu moto en invierno y que tu viaje sea tan placentero y tranquilo como siempre.

Estos son los 5 mejores consejos para conducir moto en invierno:

  1. Ropa para conducir con frío.
  2. Visibilidad para piloto y pasajero.
  3. Mantenimiento de la moto.
  4. Mantener el cuerpo caliente.
  5. Precaución en carretera.

1. Ropa para conducir con frío

A parte de la de protección, ha de ser ropa térmica para moto: camiseta, pantalones, guantes de moto, sotocasco, calcetines, botas de moto… Nos referimos a aquella diseñada especialmente para conservar el calor en el cuerpo y que transpire de manera correcta para evitar sudores (y el enfriamiento posterior).

No vale cualquier prenda de abrigo, te recomendamos que no escatimes en este aspecto. Colocarse cualquier polar o camiseta de manga larga que tengamos en casa no nos va a prevenir del frío si no son del material adecuado. Tampoco conviene ponerse una gran cantidad de capas que nos resten movilidad. Para ello, nosotros siempre recomendamos la ropa para moto Sixs. Te invitamos a echar un vistazo al catálogo de su página web. Si pasas frío en la moto, es que te falta algo en el armario.

Un pequeño consejo que podemos darte al conducir moto en invierno es que priorices de manera especial las extremidades. Son las partes que primero se enfrían y las que utilizas para conducir. Unas manos frías disminuyen la velocidad de reacción en caso de tener que realizar una frenada de emergencia.

¿Cómo hacerlo? Con sentido común. Unos guantes de moto demasiado ajustados harán que las puntas de los dedos reciban mucho más frío; unos demasiado grandes harán que te desenvuelvas peor con los dedos. La ropa ha de tener siempre la medida justa. Si te compras algo… ¡que te venga como anillo al dedo!

2. Visibilidad para piloto y pasajero

Durante el invierno hay menos luz en todo el día, y la noche llega mucho antes. Eso reduce la visibilidad de manera drástica y, por tanto, el peligro de sufrir un percance con tu moto. Es prioritario asegurar tu visibilidad para el resto de vehículos. Revisa las señales luminosas del vehículo antes de salir a circular. ¿Funciona todo perfectamente?

También debes vigilar tu propia visibilidad. Siempre es recomendable llevar ropa fácilmente visible: un chaleco reflectante para moto, ropa de color amarillo fluorescente… todo lo que permita vernos con facilidad desde lejos y, especialmente, con poca luz. Te será útil también en caso de accidente o pinchazo. Los coches podrán divisarte desde lejos y aminorar la marcha para no provocar un incidente mayor.

Además de que te vean el resto de conductores, es imprescindible que tu visibilidad sea la idónea. Nada de cascos con cristales ahumados, menos aún con visibilidad reducida o de noche, donde además está prohibida su utilización. Además, tanto la visera de casco como el parabrisas han de estar perfectamente limpios y libres de la posibilidad de empañarse como consecuencia del frío. Aunque la mayoría tienen ya antivaho, todavía hay cascos de gama económica que no incorporan este sistema. Te recomendamos en ese caso hacer el pequeño esfuerzo que supone colocar la lámina antivaho Pinlock.

3. Mantenimiento de la moto

El mantenimiento de la moto -que es preciso siempre- se vuelve crucial en esta época del año: ¿Hemos revisado el estado y la presión de los neumáticos? Con el frío tienden a comportarse con menor adherencia, por eso es importante ser prudente en la carretera, evitar los movimientos bruscos como un frenazo repentino y acelerar de manera brusca.

Revisar y engrasar la cadena (si la lleva), mirar el nivel del lubricante antifricción, que la moto frene bien, que la suspensión esté bien regulada… son tareas obligadas antes de salir con tu moto y especialmente importantes en esta época del año. Puedes hacerlo tú (sólo si tienes los conocimientos necesarios) o acercarte a un taller especializado, algo que siempre recomendamos. Recuerda que en Moto Center nos tienes siempre a tu disposición en los puntos de Alicante, Madrid o Barcelona. Te esperamos.

El equipaje

Recuerda que hay que llevar siempre el equipaje justo en la maleta siempre colocado de la mejor manera. Nosotros solemos recomendar varias marcas, como Hepco & Becker. Una moto más pesada o descompensada se comportará de manera distinta y tendrá un tiempo de reacción mayor en caso de tener que actuar ante un imprevisto (un giro inesperado, una frenada brusca…). Quizá sea buena idea llevar algo de ropa para cambiarnos si, por cualquier imprevisto, nos mojáramos y estuviéramos expuestos a enfriarnos demasiado con la ropa húmeda.

Para los viajes largos, es habitual que muchos motoristas decidan llevar su propia caja de herramientas por cualquier contratiempo que puede surgir en el camino. Eso ya dependerá de los conocimientos de mecánica que tengas, pero siempre es recomendable llevar sólo las herramientas que vayas a poder utilizar. De lo contrario, llevarás un mayor peso en la moto de manera injustificada, lo que repercutirá en su rendimiento.

La protección térmica de la moto

El parabrisas, el protegemanos… son elementos que te harán más fácil conducir moto en invierno. El parabrisas hará que te olvides de ese viento helado tan molesto que te golpea en la cara al circular; el protegemanos hará el mismo trabajo para no sentir tanto frío en las manos y evitará que se rompa la maneta en caso de caer de costado al suelo.

Además, los dos elementos evitarán que te salpique la humedad del asfalto, algún mosquito o cualquier impureza del asfalto que pueda golpearte al salir disparada hacia arriba.

Mantenimiento para conducir moto en invierno

4. Mantener el cuerpo caliente

Parar más a menudo

En épocas de frío te recomendamos salir antes de lo habitual si vas a realizar un trayecto largo. Con buen tiempo se suele parar cada dos horas, o dos horas y media; con frío recomendamos hacerlo cada hora (u hora y cuarto) para volver a entrar en calor.

Un truco muy habitual es el de calentar las manos con el tubo de escape de la moto. En pocos minutos podrás continuar la marcha aprovechando la alta temperatura del motor. Eso sí, hazlo con precaución para no sufrir quemaduras.

Comer y beber en carretera

Mantente siempre bien hidratado y come con cabeza. Una buena hidratación hará que las puntas de los dedos se mantengan más tiempo calientes.

¡No hagas comidas copiosas en la carretera! Una digestión pesada concentrará buena parte de las energías del cuerpo en el proceso de digestión, por lo que perderás parte de la concentración necesaria para cualquier eventualidad. Ese cordero al horno puede esperar a que llegues a tu destino.

Cómo conducir moto en invierno

5. Precaución en carretera

La primera y más fundamental de las reglas que podemos darte en este apartado es la del sentido común y la cautela. Nada que no sepas a estas alturas, ya sea para conducir moto en invierno o en verano. El sentido común es tu mejor compañero de viaje, nunca lo dejes atrás cuando subas a la moto.

La humedad y la lluvia

Aunque siempre es recomendable evitar los dibujos de la carretera porque son las partes de la calzada con menor adherencia, lo es aún más hacerlo cuando hay humedad. Ahí la pintura se vuelve mucho más resbaladiza, por lo que podría hacer patinar tu moto e ir al suelo. Igual que evitas la pintura, intenta hacer lo mismo en la medida de lo posible con las tapas de las alcantarillas o las calzadas adoquinadas, que suelen ser resbaladizas.

Para conducir moto en lluvia, ya hicimos un largo reportaje para que sepas cómo actuar. ¿Lo recuerdas?

El hielo

A parte de la casi total pérdida de adherencia, otro de los peligros del hielo es su escasa visibilidad. Es vital extremar las precauciones en tramos donde podamos percibir que hay hielo (túneles, lugares abiertos con mucho frío y humedad…). No realices movimientos bruscos e intenta siempre mantener la verticalidad de la moto. ¡Nada de coger curvas de manera pronunciada!

La nieve

Conducir moto con nieve no tiene más secreto que la precaución, la conducción suave y la disminución de la velocidad. Existe la creencia de que aprovechar las rodadas que dejan los coches es beneficioso para ganar tracción. Nosotros particularmente no lo recomendamos, porque esa nieve prensada puede crear una capa de hielo potencialmente peligrosa.

Resumimos para que no olvides los consejos para conducir moto en invierno:

  1. Ropa para el frío.
  2. Visibilidad en la moto.
  3. Mantenimiento.
  4. Mantener el cuerpo caliente al conducir.
  5. Precaución.

Esperamos que todos estos consejos para conducir moto en invierno te sean útiles durante este periodo, pero te recordamos (a riesgo de ser pesados): no hay mejor consejo que podamos darte que el del sentido común y la cautela. No olvides meterlos en la maleta.

¿Y tú? ¿Tienes algún otro consejo que dar para conducir moto durante el invierno? ¡Cuéntanoslo!