Conducir moto con nieve, uno de los grandes retos. La nieve es una de las condiciones climatológicas que más influyen en nuestra conducción. Su presencia en la carretera es muy peligrosa para el motorista, sobre todo cuando se congela y se convierte en hielo. La adherencia de las ruedas con el asfalto es menor y, por lo tanto, el riesgo de accidente es mayor.

Con este contexto, es evidente que lo recomendable es usar otro medio de transporte, pero si no tienes otra alternativa, deberás tener ciertas nociones para conducir moto con nieve que son básicas para cualquier piloto. Así que toma nota de los siguientes consejos y disfrutarás de una conducción segura cuando un manto blanco cubra la carretera.

¿Cómo conducir moto con nieve?

Usar neumáticos con bridas

Como hemos dicho, la adherencia a la carretera se reduce mucho con nieve, y las motos, al contrario que los coches, no tienen la posibilidad de usar cadenas en las ruedas. Por ello, para evitar una pérdida de estabilidad en la conducción, la opción no ideal, sino necesaria es emplear unos neumáticos con bridas, un elemento que nos permitirán tener una mayor sujeción en la carretera.

Adaptar la velocidad a la circunstancias de la carretera

Con el asfalto cubierto de nieve la distancia de frenado y de detención varía y escapa a nuestro control, y si la nieve se congela y se convierte en hielo, la moto puede deslizar diez veces más de lo que lo haría en unas condiciones normales. Así que más que nunca, modera la velocidad y la distancia con el resto de vehículos

Usa los postes indicativos

Es muy posible que si la nevada es copiosa, perdamos cualquier noción acerca de las dimensiones de la carretera, lo que puede convertirse en un inconveniente muy peligroso. Para evitar el riesgo de ir por un lugar equivocado, ten siempre como referencia los postes indicativos que se ubican en el lateral de las vías. Míralos con regularidad para asegurarte de que vas por buen camino

¿Seguir o no seguir el trazo de la nieve?

Uno de los grandes debates sobre conducir moto en nieve es si se debe seguir el trazo de la rueda que hayan dejado los vehículos que podamos llevar delante o abrir nuestro propio camino, ¿cuál es la solución? Depende de las condiciones climatológicas. Si la temperatura es fría, es muy posible que la superficie de ese trazo marcado por otro vehículo sea hielo, por lo que la pérdida de adherencia sería incluso mayor.
En caso de que el frío haya pasado, y las temperaturas comiencen a subir, el riesgo de que haya hielo se reduce, por lo que seguir el trazo puede ser una buena opción para ganar en estabilidad en la conducción