Comprar cascos de moto es el paso siguiente a la adquisición de una motocicleta. Generalmente va de la mano en la misma compra. También es posible que ya tengas una moto desde hace tiempo y te hayas decidido a cambiarlo, bien porque ya tiene algunos años, o porque quieras darte un capricho.

En el mundo de los cascos de moto entra también la moda. ¿Quién no ha visto alguna vez un casco visualmente atractivo y siente cierta envidia? Es así, el diseño es un factor muy importante a la hora de comprar un casco de moto.

Consejos para comprar cascos de moto

En MotoCenter Levante nos gustaría darte algunos consejos, más allá de si es bonito o feo, de qué aspectos debes mirar a la hora de comprarte un casco. ¿Nos sigues?

¿Para qué lo vas a usar?

No es lo mismo utilizar tu motocicleta en vías urbanas que en largos viajes. Tampoco lo es usarlo en lugares cálidos, como la costa de levante, o otros más fríos como el norte de la península. Por eso, has de preguntarte ¿qué uso voy a darle a mi casco?

Para un uso en ciudad quizá te sea más cómodo utilizar el casco jet. Sencillo, fácil de poner, con un estilo urbano elegante… Quizá sea interesante pasarte al modular si piensas hacer trayectos algo más largos o si vives en una zona especialmente fría. Te dará una mayor protección frente a las heladas y tiene una versatilidad muy interesante.

Si vas a hacer viajes más largos, o para combatir el frío, puedes pasar directamente a un casco integral, que además proporciona una protección mayor.

¿Cuánto te quieres gastar?

Cuanto más azúcar más dulce, es evidente. Una calidad mayor se traduce siempre en un precio mayor. Mejores prestaciones, más comodidad, mayor seguridad… es algo que se paga. Marcas punteras como Schuberth o Shoei son marcas con las que es difícil equivocarse. También HJC ofrece una muy buena calidad a un precio intermedio.

Siempre dependerá del presupuesto que uno tenga, pero has de tener en cuenta que sólo tenemos una cabeza. No tendría demasiado sentido ir con un casco bajo en prestaciones y seguridad justa, si después podemos permitirnos una moto de calidad. ¿Cuánto precio le das a tu seguridad?

El tamaño

Está muy extendido el mito de meterse el dedo en la frente para ver si está ajustado a la hora de comprar cascos de moto, pero no es una regla matemática. La talla y el tamaño del casco dependen de la forma de la cabeza de cada motorista.

Por ejemplo, las mismas tallas de Schuberth y Shoei no se corresponden entre ellas, pudiendo ser una más grande o pequeña que la del otro. Se trata de jugar un poco con las tallas, dependiendo mucho de la forma que tenga la cabeza y el casco de cada marca. El secreto es probar todos los que se pueda y percibir cómo se ajusta a la cabeza.

El material del casco

Elige la multi-fibra frente al policarbonato. Un casco de plástico siempre será más barato. Los de multi-fibra serán más ligeros y, sin embargo, más seguros, porque reducen un posible impacto repartiendo la fuerza por toda la carota.

La pantalla

Al comprobar la pantalla del casco, debes comprobar la facilidad con la que se abre y se cierra. En ese caso, si observas que es excesivamente fácil, probablemente el aire entrará a altas velocidades y el casco silbará, creando una sensación incómoda. Comprueba que sea ligeramente duro el cierre.

El cierre

El cierre del casco se mide en parámetros de comodidad y seguridad. El cierre micrométrico (mejor si es metálico, como en el caso de los Shoei) es más rápido y cómodo, pero no proporciona la seguridad de la doble anilla. Esta última proporciona una seguridad adicional, pero es ciertamente incómoda para aquellos que no están acostumbrados o que requieren de ponerse y quitarse el casco constantemente.

Si te decantas por un casco modular, has de tener en cuenta la seguridad y comodidad del cierre. Es importante que sea cómodo y fácil de abrir. La comodidad y versatilidad es la razón de ser de los cascos modulares, por tanto, si no son cómodos a la hora de subir y bajar la mentonera, no estará cumpliendo su función principal.

También es importante que, al estar abierto, no caiga con facilidad. En ese sentido, los nuevos cascos Shoei Neotec 2 han conseguido llevar esta función al máximo nivel, consiguiendo una seguridad tal que incluso ya tiene permitido la circulación con la mentonera abierta.

Gafas de sol

Cada vez es más difícil encontrar los cascos de otrora que venían con la pantalla ahumada. Ahora las gafas de sol retráctiles son un apartado más dentro del casco que hay que observar con detenimiento para comprar cascos de moto. Especialmente cuidadosos debemos ser sobre la protección que proporcionan. Como en las gafas de sol convencionales, debemos cuidar que dispongan de protección contra rayos ultra-violetas. De lo contrario, una mala protección hará que el ojo esté incluso más expuesto a las quemaduras que si no lleváramos nada.

Entradas de aire

La ventilación es también una comodidad extra en los cascos de moto. Hay cascos con entradas y salidas de aire de manera que permite la ventilación en toda la cabeza. El aire fresco entra por delante y el calor sale por la ranura trasera. Los cascos Shoei y los HJC tienen un especial cuidado en este aspecto.

Carrilleras desmontables

Hay pocos motoristas que hacen uso de ello, pero es muy interesante el que las carrilleras del casco sean desmontables. Eso permite el poder limpiarlas como cualquier otra prenda de ropa. Puedes meterlas en la lavadora y tener el casco perfectamente limpio por dentro y con buen olor siempre.

Que el casco sea compatible con intercomunicadores

Hoy en día es raro ver un casco que no esté preparado mínimamente para incorporar un intercomunicador. Algunos de ellos vienen ya con el montaje preparado con altavoces internos para, únicamente, insertar una tarjeta. También los hay que, desmontando las carrilleras, tienen el espacio preparado para introducirlo sin problemas. Todo depende del nivel de integración que deseas y si vas a querer disponer de conexión cuando subas a la motocicleta.

Resumen

Estos son los mejores consejos para comprar cascos de moto que podemos darte. Pero insistimos: Siempre has de preguntarte cuáles son tus necesidades y qué aspectos las cubren mejor. Disfruta de tu casco.