El auge tecnológico ha elevado al máximo la capacidad de disfrutar de nuestras pasiones como nunca antes habíamos imaginado. El deporte es uno de los grandes beneficiados de la vanguardia tecnológica actual, y el motociclismo no podía ser menos. Esta nueva era dorada de la tecnología ha convertido nuestras rutas grupales en moto en una experiencia totalmente distinta gracias a la gran integración de los sistemas de comunicación en los cascos con intercomunicador.

Esta tendencia está siendo todo un fenómeno de masas entre los amantes del motociclismo, y desde hace cinco años, algunas fábricas ya están habilitando las zonas de los oídos de los cascos dejando el hueco correspondiente para los altavoces de los intercomunicadores. ¿El objetivo? Que casi cualquier casco se pueda convertir en una herramienta de comunicación.

Cascos con intercomunicador: 4 niveles de integración

La gran demanda de intercomunicadores de moto ha creado una oferta emergente y variada con artículos adaptados a las características que necesita cada motociclista. Para entender las diferencias que hay entre ellos, los clasificaremos en cuatro grupos, según el nivel de integración que los dispositivos tengan en los cascos:

Integración total

En lo que se refiere a cascos con intercomunicador, solo hay un modelo en el mercado que ofrezca de serie la integración total, y ese es el Momentum de Sena, que se podrá adquirir a partir de febrero de este año, 2018. Se trata de una única pieza con todo incluido: casco, altavoces, micrófono, batería e intercomunicador. Su integración total le convierte en un producto exclusivo, que también posee otras preciadas características.

Su estética es la más cuidada entre todos los tipos. El sistema es totalmente interno, salvo por la presencia 3 botones en la parte izquierda exterior para interactuar con las funciones del intercomunicador.

La preinstalación de fábrica de este modelo es su gran valor, la ubicación de los altavoces y del micrófono dentro del casco es óptima para el usuario, una virtud lograda gracias al perfeccionamiento en la fabricación del casco.

La calidad del material crea una experiencia de comunicación increíble para el piloto. El Momentum cuenta con uno de los intercomunicadores de más alta gama de Sena preinstalado en su estructura, el 20S. Este dispositivo ofrece una calidad de audio HD Quality Crystal Clear™ que permite escuchar de una manera clara, cómoda y precisa en cualquier situación.

Además, este modelo incorpora el sistema Advanced Noise Control™ de Sena. Esta tecnología limita el sonido ambiente y consigue que no interfiera en el audio entrante y saliente para lograr una experiencia de comunicación excelente que podrás compartir con hasta ocho pilotos en un radio de acción hasta 1,6 kilómetros de distancia.

Para usuarios que no necesiten prestaciones tan altas, Sena también ha diseñado el Momentum Lite, que ofrece el mismo conjunto de funciones básicas con la particularidad de llevar incorporado el intercomunicador 10S, con el que podrás mantener conversaciones con hasta cuatro pilotos.

El Momentum combina estas grandes características tecnológicas con las mejores propiedades de un casco normal. Su cubierta aerodinámica hecha con fibra de vidrio ligero es de lo mejor del mercado en cuanto a seguridad y elegancia, pero sus atributos técnicos van mucho más allá.

Este casco cuenta con un sistema de ventilación que permite al piloto controlar la temperatura de su cabeza durante el trayecto, así creará una experiencia de conducción más placentera. Pero eso no es todo, en los meses siguientes Sena lanzará una versión a la que se añadirá un sistema activo de eliminación de ruido similar a los utilizados en aeronáutica y en equipos de música de alta fidelidad.

Otros fabricantes de reconocido prestigio también disponen de cascos que, añadiendo a su precio base los opcionales de la intercomunicación, obtienen un nivel de integración total al Momentum, que a su vez son fabricados por Sena como producto OEM para dichas marcas.

Casco con preinstalación bluetooth

Tras la integración total del Momentum, aparece una gama de cascos con intercomunicador con los altavoces y el micrófono instalados en su interior pero sin el hardware de comunicación. Este hecho provoca que su nivel de integración del dispositivo en el casco esté un escalón por debajo a la que ofrece el Momentum, pero sin ninguna duda, se trata de un producto de alto nivel técnico y estético. Los mejores cascos del mercado se apuntan a esta ola tecnológica propuesta por los fabricantes de intercomunicadores para contar con un servicio de comunicación propio.

Ejemplo de ello es el modelo SRL que Sena ha preparado para el nuevo casco de Shoei, el Neotec II, pero no es el único que se beneficia de esta nueva tendencia. Los modelos C4 y R2 de Schuberth también entran en este grupo, ya que Sena ha creado para ellos el moderno dispositivo integrado SC1.

Ambos modelos pertenecen a esta categoría de cascos con preinstalación bluetooth. Su funcionamiento es simple. Se trata de una pequeño hardware externo (junto a su respectiva batería) que se añade a los modelos de cascos mencionados, diseñados de fábrica con dos altavoces y un micrófono en su interior. Para que ambos instrumentos funcionen, deberán estar conectados al dispositivo, cuya instalación en el exterior de la cubierta del casco es tan sencilla como necesaria para completar al 100% el sistema de comunicación.

Sistema específico

La gran popularidad de algunos cascos de alta gama, junto a la necesidad de estar siempre conectados, ha provocado que las compañías fabricantes de intercomunicadores se preocupen por ofrecer a los usuarios de estos cascos un sistema de comunicación que se adapte a los mismos.

En este sentido, Sena se ha esmerado en crear modelos de intercomunicador para las grandes marcas, como el 10Upad para HJC IS-17 e IS-MAX II, el SC10U para los modelos E1, C3 y C3 Pro de Schuberth, y el 10U tanto para Arai como para los modelos de Shoei GT-Air, Neotec y J-Cruise.

Se trata de sistemas diseñados para adaptarse en el interior de los cascos, que permite a los usuarios contar con un moderno y ligero sistema de comunicación interno sin tener que adquirir necesariamente otro modelo de casco.

Cómo no, existen otros fabricantes de dispositivos de intercomunicación que ofrecen sus productos con el mismo objetivo de proporcionar la nueva “necesidad”, la conectividad.

Entre toda esta vanguardia actual, es necesario hacer una mención especial al dispositivo SRC de Schuberth (aún vigente para los modelos S2, S2 Sport, C3 PRO, E1 y Touratech Aventuro Mod), que fue el primer intercomunicador específico en llegar a un mercado que ha evolucionado a pasos agigantados desde su nacimiento.

Sistema genérico

Entre todos los cascos con intercomunicador, los pertenecientes a este grupo son los que tienen el dispositivo como un elemento exterior al casco. Es el formato clásico que más años lleva en el mercado, pero que también ha evolucionado con el paso del tiempo.

Síntoma de su avance tecnológico, aparece un tipo de dispositivo externo ultra fino y casi invisible. El modelo 10R de Sena (6 mm de ancho) es el gran ejemplo de esta tipología de aparatos.

La integración de este dispositivo depende del diseño del casco a montar, ya que el sistema de batería va separado del intercomunicador, pero en líneas generales, el resultado estético es el idóneo.

Pese a pertenecer al sistema genérico, estéticamente no lo parece, pero además, incorpora otras ventajas. Este modelo es el único que cuenta con una batería intercambiable. Una preciada característica que te permitirá sustituirla por otra y alargar la vida del dispositivo sin tener que adquirir uno nuevo.

Antes de que este modelo llegara al mercado, el formato estándar era el gran patrón del mercado de los cascos con intercomunicador. Se trata de un tipo de dispositivo cuyo objetivo es conseguir las más altas prestaciones por encima de cualquier valor estético.

Su uso es fácil de entender. Gracias a su moderna disposición, el aparato se adapta desde el exterior, preferentemente en la parte inferior izquierda del casco, integrando un cableado hacia el interior para que los altavoces y micro se adapten a la perfección.

El intercomunicador SMH5 es el modelo de Sena más vendido dentro de este grupo de aparatos, pero otras marcas presentes en el mercado también cuentan con sus propios dispositivos, los primeros en llegar al mercado de los cascos con intercomunicador, que en menos de media década de vida ha crecido (y seguirá creciendo) de una forma imparable.